El misterio de la fábrica de chocolate (O cómo el cacao tapó el agujero de ozono)

Os contarán muchas cosas sobre mí. Casi todas son ciertas, aunque nunca creáis todo lo que os cuentan. Dicen que soy un brujo, que soy un mago, que transformo el mundo…Todo empezó en la misteriosa visita a la fábrica de chocolate. En Ciudad Real, una historia de locos.

Electroespíritu C10, jefe de los KimiKoms (foto: Hellboy)

Pues allí empezó la magia, en una visita con los compañeros del instituto. Conocimos a unos seres misteriosos que vestían de blanco y vivían en la fábrica de chocolate, los KimiKoms. Estaban liderados por el electroespíritu C10, y su equipo C9-CHO. Ellos eran poseedores de las fórmulas secretas y las compartieron con nosotros. En sus laboratorios soleados, llenos de vidrios transparentes, nos enseñaron a transformar una enorme e insípida semilla de cacao en el chocolate más sabroso del mundo. Debíamos pasar para ello las siete pruebas.

El comienzo de LAS SIETE PRUEBAS

Practicamos su ciencia con ellos. Todo se mide, todo tiene su receta si eres capaz de observar y transmitirlo. Y esa transformación tuvo lugar delante de nuestros propios ojos: la separación de la manteca de cacao, la caramelización o la formación de aromas, como si fuéramos sastres del aire. El contenido de lecitina o el análisis de fenoles, para asegurar que el sabor haría sonreír, -y quizás algo más-, a aquella persona que me gustaba. Tamizado, secado, flow mágico que transforma, que crea el mejor chocolate del mundo.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Procesos químicos, analizar y engarzar moléculas como las cuentas del tatoo que llevas en tu espalda. Estudiar los alimentos, ciencia que huele a pan recién hecho, a horno de pastelería. A salud. Y fabricar a gran escala, como los antiguos ingenieros del mundo, en instalaciones que pueden producir chocolate para toda la galaxia. Ese es el secreto del que fuimos testigos. Y lo más importante: saber que todo el mundo es de chocolate. Que todo empieza en lo pequeño, que todo se puede fabricar por los locos alquimistas. Que todo alimento que comes se convierte en ti, que todos los procesos del mundo son como esta fábrica de chocolate…

Pasé las siete pruebas. Me gustó tanto el chocolate que decidí aprender a fabricarlo y convertirme en KimiKom. Primero fui bata gris hasta convertirme en KimiKom de bata blanca. Tenían razón. El mundo entero es una fábrica de chocolate, porque todo tiene una receta con la cual se fabrica. Cuando decidí eliminar el problema de la contaminación siguiendo esas reglas, algunos dijeron que estaba loco, porque quería transformarla en chocolate. Pero el secreto que me enseñaron hablaba de reciclaje, de sostenibilidad. Las fórmulas que eliminan el CO2 de la atmósfera y crean energías limpias. Me llevó un tiempo, pero todo era cuestión de encontrar la receta adecuada y de seguir los procesos que aprendí en la fábrica de chocolate.

Photo by Donald Tong on Pexels.com

Yo fui el que resolvió el problema mucho años después de aquella visita. Nuestros abuelos nunca hubieron imaginado que el agujero de ozono fue tapado por una inmensa pepita de chocolate… Y ese fue solo el comienzo de mi historia. ¿Quieres conocer la fábrica? ¿Te atreves a pasar las siete pruebas? Asómate a este mundo en 3D mediante este enlace. Pero cuidado, una vez que pruebas este chocolate, nunca vuelves a ser el mismo…

Photo by Pixabay on Pexels.com

Publicado por docgracia

Investigador, ciclista y escritor...

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: